FAQ

¿Cómo participan las familias en Inspira STEAM?

Queremos que las familias también sean partícipes de Inspira STEAM, por ello planteamos un sencillo material que introduce las ideas que las chicas y chicos trabajan en cada sesión de Inspira STEAM en clase y propone unas actividades para realizar en familia. Queremos sensibilizar y concienciar a las familias de la necesidad de abordar los temas centrales del programa, como los referentes STEAM femeninos, las profesiones en ciencia y tecnología o los estereotipos asociados a estas profesiones.

Hemos diseñado un material, que distribuyen entre las familias los centros participantes en Inspira STEAM, donde compartimos los temas que se están trabajando en las sesiones y unas actividades para hacer, de forma lúdica, con los y las jóvenes.

¿Puedo ser mentora de mi hija/o, o en la escuela en la que trabajo?

Recomendamos que una mujer no sea mentora de su hija o hijo, de un familiar o en el colegio donde imparte clase. El rol por el que conocen a esa mujer es muy marcado y positivo, también tiene mucha fuerza (madre, tía, profesora) y queremos que esa chica o chico tenga, además, otros referentes STEAM femeninos. Por supuesto, la misma recomendación se aplica a los hombres mentores. Sí pueden ser mentoras en el colegio de sus hijas/os, pero de otros grupos, no de ellas/ellos directamente.

¿En Inspira STEAM solo participan las chicas?

Si bien el programa está especialmente dirigido a las chicas y a las barreras que ellas encuentran a la hora de optar por estudios y profesiones STEAM, consideramos fundamental la participación de los chicos. Es muy importante para ellos descubrir las profesiones y estudios STEAM, identificar los estereotipos que les afectan, conocer referentes STEAM femeninos históricos y actuales, etc. También queremos que conozcan la realidad de sus compañeras y de las mujeres que trabajan en ciencia y tecnología.

Además, Inspira STEAM propone una experiencia de reflexión compartida entre chicos, con un prisma igualitario de las diferencias de género que permitirá que el día de mañana estos chicos sean más conscientes y activos en la creación de condiciones igualitarias.

¿El profesorado de los colegios puede asistir a las sesiones de Inspira STEAM?

Con el objetivo de favorecer el clima de confianza y seguridad que se establece entre las chicas y chicos y la mentora, recomendamos a los centros que el profesorado no esté en el aula durante las sesiones de Inspira STEAM. No obstante, sí es importante que docentes y mentoras tengan una comunicación fluida antes y después de las sesiones. Docentes pueden dar indicaciones muy valiosas a la mentora sobre cómo desenvolverse en el aula, colaborar en el diseño de las sesiones y apoyar a la mentora en lo que necesite. Asimismo, la comunicación fluida con la mentora permitirá a docentes conocer cómo se desarrollan las sesiones, los aspectos más destacados y reforzar con ello los mensajes y aprendizajes en la actividad regular del centro.

¿Quién puede ser mentora o mentor?

Cualquier mujer u hombre de ciencia o tecnología puede ser mentor/a del programa Inspira STEAM. No requiere una titulación en particular, lo importante es tener una experiencia profesional, más o menos dilatada, en organizaciones o actividades ligadas estrechamente a la ciencia o la tecnología. También valoramos positivamente la colaboración de estudiantes de máster o doctorado que tengan cierta experiencia en el mundo laboral.

¿Qué es el Compromiso Inspira STEAM para entidades?

En algunos casos, las organizaciones en las que trabajan las mentoras quieren tener un compromiso más profundo con el proyecto, reconocer y valorar la labor que están realizando estas mujeres y facilitar su participación en el proyecto. Para ello, hemos elaborado el Compromiso Inspira STEAM, un documento donde estas organizaciones se comprometen a:

  • Asumir la dedicación de la mentora a Inspira STEAM dentro de su jornada laboral.
  • Facilitar su asistencia a la formación, a las sesiones en los centros escolares y a los actos de difusión que considere relevantes.
  • Trabajar para difundir y sensibilizar a su comunidad de los temas y problemática que aborda el programa.

Como reconocimiento a este compromiso, el programa visibiliza a estas entidades en la web del proyecto: https://inspirasteam.net/entidades-compromiso-inspira/

¿Puede un hombre ser mentor en Inspira STEAM?

Desde Inspira STEAM queremos construir una sociedad más justa y equilibrada, desprogramando roles de género y dando a conocer los estereotipos existentes para que no condicionen la elección de estudios. Y tenemos claro que solo lo lograremos si mujeres y hombres trabajamos en ello y que, por tanto, es importante que los hombres se involucren activamente en este cambio, no delegando exclusivamente el cometido y la responsabilidad en las mujeres.

Esta reflexión nos ha llevado a incorporar la figura de los mentores. Hombres que, en un segundo plano, apoyarán el trabajo de las mentoras. Cubrirán, en la medida de lo posible, las plazas que hasta ahora no podíamos asumir con mentoras en los centros escolares a la hora de trabajar con los niños (y que tenían que cubrir las personas del propio centro). La metodología será la siguiente: en la sesión 1 y 6, en la que niñas y niños están juntos, estará liderada por la mentora, para que conozcan ese referente femenino cercano en ciencia y tecnología. En las sesiones 2, 3, 4 y 5, la mentora estará con las niñas y el mentor con los niños (a no ser que tengamos mentoras suficientes para ese colegio).

Otra novedad que presentamos es que tanto con mentores como con las mentoras que dinamicen sesiones con niños, se trabajará en particular el concepto de las nuevas masculinidades, para que además de dar visibilidad a las mujeres en las carreras STEAM, enseñen a los niños a descodificar los esquemas de pensamiento machistas (ideas, creencias), a reflexionar sobre las relaciones sociales, buscando que sean más libres e igualitarias, sin las ataduras del sistema en el que actualmente están enmarcadas.

Formación mentoras

Todas las mentoras reciben una formación obligatoria la primera vez que participan en Inspira STEAM. Durante esta formación, se trabajan las competencias necesarias para realizar las sesiones con chicas y chicos siguiendo la metodología propuesta: mentoring. Se presenta la perspectiva de género del proyecto y los materiales desarrollados para facilitar la labor de las mentoras. Esta formación es importante también para fortalecer la relación entre las mentoras, crear grupo y alinear la visión sobre los aspectos que aborda Inspira STEAM. Si bien es obligatoria la primera vez que una persona participa, es recomendable reciclarse cada 4 años para conocer las novedades y avances del programa.

Certificado de delitos de naturaleza sexual

Todas las mentoras y mentores que participan en el programa deben entregar, cada edición, el Certificado de Delitos de Naturaleza Sexual para comprobar que no tienen antecedentes. Este es un requisito de obligado cumplimiento en España para todas las personas que trabajan con menores. Este certificado se deberá entregar en las dos semanas siguientes a realizar la formación.

Se puede solicitar online o acudiendo directamente a las oficinas correspondientes.

ONLINE

La opción más rápida para obtener el certificado es solicitarlo a través de la web: https://bit.ly/2NcsB3s (con el DNI electrónico o con clave)

Para registrar el DNI online: https://bit.ly/2V3vHcz

PRESENCIAL

1. Rellenar este formulario https://bit.ly/2DRkchs y entregarlo en la gerencia territorial del Ministerio de Justicia de tu comunidad junto con el DNI (lista de gerencias territoriales por comunidades: https://bit.ly/2U28wzz )

2. Presentar la solicitud impresa junto con el DNI en el juzgado de tu ciudad y ellos lo mandarán al Ministerio de Justicia en Madrid (tarda unas 2 semanas).

Más información en la web del Ministerio de Justicia: https://bit.ly/2GuW8op

¿Cómo se agendan las sesiones?

Una vez completada la asignación de mentoras y mentores a los centros, desde la coordinación del programa os ponemos a todas en contacto. A partir de este momento, tanto el centro como las mentoras deben ser activos para ponerse en contacto y, si no lo consiguen, contactar con la coordinación para identificar las causas de la falta de comunicación. Es importante no demorar este proceso.

A partir de este momento, cada mentora o grupo de mentoras de un centro acuerdan con el centro la agenda de las seis sesiones (días y horas), con una duración mínima de 1 hora (lo que dura una hora de clase) y, si es posible, 1 hora y media. Dado que la mentora participa de forma voluntaria en el programa y las sesiones coinciden, probablemente, con su jornada laboral, pedimos a los centros que tengan flexibilidad a la hora de agendar las sesiones.

Con relación a la periodicidad, y salvo incidencias que no lo permitan, no se debería celebrar más de una sesión por semana ni menos de una cada tres semanas. Recomendamos celebrar una sesión cada semana o dos semanas.

Consentimiento informado, ¿por qué?

Todas las chicas y chicos que participan en Inspira STEAM necesitan el consentimiento informado de sus tutores legales. Esto es debido a que el programa recopila una serie de datos para medir el impacto a través de cuestionarios y, en algunos casos, también observación directa de las sesiones. No obstante, indicar que no se recoge ningún dato de carácter personal de las chicas y chicos.

¿Por qué en 6º de primaria?

Existen muchas iniciativas para fomentar el interés de jóvenes hacia la ciencia y la tecnología orientadas a secundaria y a bachillerato, que es donde se concreta más la vocación y la elección de estudios superiores. Sin embargo, diversos estudios han demostrado que las vocaciones, preferencias e intereses fundamentales se manifiestan en esas edades, pero las influencias ocurren antes. Se encuentran edades clave entre los 11 y los 13 años en cuanto a lo que les gusta y les deja de gustar, para lo que sienten que valen o no. Se observa que las chicas en particular tienen mejor desempeño en matemáticas o ciencias, pero perciben, influenciadas por su entorno, que la ingeniería, la física o las matemáticas “no son para ellas”, por lo que a menudo eligen desarrollar otras ramas u otros ámbitos. Por ello consideramos que 6º de primaria, justo antes del cambio de ciclo educativo, es la mejor edad en la que intervenir.

Por otro lado, coincide el paso de primaria a secundaria con un cambio de la autopercepción de las chicas, etapa en la que aparecen ciertas inseguridades, miedos y cambios de autoestima. Éste es otro motivo para que el paso de primaria a secundaria sea un buen momento en el que llevar a cabo el programa Inspira.

¿Por qué chicas y chicos por separado?

Sabemos que hay actualmente una falta de interés general entre la juventud a la hora de orientarse hacia la ciencia y la tecnología en estudios y profesiones que afecta tanto a chicos como a chicas. Muchos motivos que hacen que jóvenes no se interesen por estas áreas son comunes: el desconocimiento de las ingenierías o profesiones científicas y lo que se hace en ellas; la percepción equivocada de su dificultad; la ignorancia del amplio abanico de posibilidades de desarrollo profesional de estas titulaciones; la baja relevancia social que se le da a la ciencia y la tecnología en muchos contextos.

Sin embargo, hay otras cuestiones que llegan de forma muy diferente a niñas y a niños. Los estereotipos de las profesiones de ciencia y tecnología tienen mucho sesgo de género. Las referencias públicas de profesionales que reciben reconocimiento están afectadas por una sociedad que dista aún mucho de ser neutral en género. Sigue siendo habitual hoy escuchar que a las mujeres no les gusta la tecnología, que no hay buenas mujeres científicas, que los tecnólogos más importantes son hombres; y estereotipos como el científico solitario, el informático asocial o el tecnólogo incomprensible. Todo esto impregna a las ciencias y la tecnología de una dificultad añadida para las chicas que se convierte en un acicate para los chicos. Está demostrado que con el mismo desempeño académico en ciencias, la autopercepción que tiene una chica de su potencial y su viabilidad de realizar una carrera en ciencias es inferior.

Es especialmente valioso que en este contraste de realidad que significa que el género importa, las niñas y los niños se separen para reforzar su reflexión: en nuestra sociedad, las oportunidades aún no son las mismas para chicos y chicas. Lo que recibe una niña no es lo mismo que lo que recibe un niño. Lo que se le dice a una mujer para lo que vale es diferente a lo que se le dice a un hombre. Esta separación facilita la identificación y la reflexión.

El proyecto Inspira propone una actividad puntual de introspección y reflexión de chicas con chicas, y de chicos con chicos, tras la que siempre está la intención de después compartir en el grupo conjunto las conclusiones. Que las chicas se enfrenten a la variedad de causas y barreras que dificultan a la mujer desarrollar su potencial en ciencia y tecnología es especialmente valioso, y hemos contrastado que el ambiente que se crea en los grupos pequeños es de mucha confianza y altamente enriquecedor. Durante únicamente 5 sesiones las chicas trabajan con una referencia profesional femenina como es la figura de la mentora, y experimentan en primera persona una de las grandes causas del problema del sesgo de género en ciencia y tecnología: la falta de referentes femeninos. Desde el grupo pequeño de chicas y el grupo pequeño de chicos se generan dinámicas valiosas que luego se pueden compartir y transmitir en el grupo grande. En nuestra experiencia, no es útil aislar a los niños y niñas en una fantasía de que la sociedad no diferencia por género, cuando no es así. Sí es útil reconocer la realidad existente y hacerse consciente de ella (niños y niñas) para poderla transformar.

Tras haber trabajado con centenares de niñas y haber contrastado experiencia y opiniones, el proyecto Inspira ha validado la oportunidad de realizar el proceso de mentoring de esta manera. La metodología es la siguiente: en la sesión 1 y 6, niñas y niños están juntos. En las sesiones 2, 3, 4 y 5, la mentora estará con las niñas y el mentor con los niños (a no ser que tengamos mentoras suficientes para ese colegio). Así las chicas de Inspira aprovechan y disfrutan el espacio común “de chicas”, les ayuda a sentirse protagonistas, descubren un espacio de libertad y profundización y desarrollan dinámicas diferentes a las que ocurrirían si participaran también chicos. Los chicos de Inspira a su vez tienen una oportunidad de descubrir esta diferencia de género, interrogarse por las ventajas y diferencias que la sociedad tiene establecidas, y generar también un espacio de reflexión enriquecedor para ellos.

Es fundamental también conseguir que los grupos de trabajo sean bastante más pequeños que una clase estándar (preferimos grupos menores de 15, y mejor más cerca de 10). El proceso que se realiza, facilitado por la mentora, provoca la reflexión, expresión y participación de todas y busca que cada niña se haga consciente de su importancia y su capacidad. A su vez, tras este trabajo en grupos pequeños la vuelta al grupo grande genera dinámicas beneficiosas y mejor cohesión en los grupos.

El proyecto Inspira separa para poder integrar, diferencia para poder entender. La mejora es más viable desde la conciencia de la realidad.

Además de la mencionadas razones, creemos que Inspira propone una oportunidad de generar una primera experiencia de sororidad entre las chicas, en consonancia con movimientos sociales relevantes hoy en nuestra sociedad: promueve en las chicas relaciones positivas y alianzas con otras chicas para contribuir con acciones específicas a la visualización de todas las formas de machismo y marginación de género, y al apoyo mutuo para facilitar el empoderamiento vital de cada niña.

Back to Top